nov 04 2007

Contaminación visual

La llegada a la Estación de Autobuses desde el sur o el oeste llama la atención por la enorme cantidad de pancartas publicitarias que cubren buena parte del vallado que delimita el solar de la trasera de la Estación.

Seguramente es un modo más de recaudar fondos por parte de los gestores de la Estación, pero el impacto es no sólo de sorpresa, sino de claro rechazo por parte de muchas personas.

Al igual que existe la contaminación del aire o del agua, podemos decir que estamos ante un caso evidente de contaminación visual, en el que se manipula al ciudadano y se le “fuerza” a contemplar unas imágenes publicitarias que no tiene por qué encontrarse delante de sus ojos.
La Ordenanza Municipal que regula la instalación de vallas publicitarias permite que se haga en terrenos catalogados como suelo urbano y que tengan la condición de solares, requisitos que seguramente reúne la trasera de la Estación de Autobuses.

El fuerte impacto negativo de las vallas debería hacernos pensar que la normativa no es la más adecuada y que sería conveniente ir pensando en modificarla, para prohibir este tipo de instalaciones. Existen ya algunas experiencias al respecto que merecen ser tenidas en cuenta. En Viena, la capital austriaca, en el año 2005 se quitaron las marcas comerciales de una calle para mostrar cómo sería la ciudad sin el impacto de la publicidad.

El Ayuntamiento de Sao Paulo, la ciudad más populosa de Brasil, aprobaba en el año 2006 una ley, denominada Ley de la Ciudad Limpia, en la que se prohibían los enormes carteles publicitarios que ocupan fachadas de los rascacielos de esta ciudad. Aunque hubo quejas por parte de los publicistas y de los comerciantes, que veían peligrar parte de su negocio, la mayoría de la población se mostró a favor de la medida, argumentando que, con ella, podían disfrutar mucho más de la ciudad, contemplar los edificios libres de “adornos” y de propaganda.

Si queremos seguir apostando por el progreso y por una mejor calidad de vida, habrá que ir tomando medidas que reduzcan esta contaminación visual. Hasta ahora hemos sido poco conscientes de la misma. Seguro que, a partir de estas imágenes, empezamos a ver la ciudad de otra manera y a reclamar una reducción contundente de las vallas publicitarias, que tanto abundan.

Un comentario

Un comentario para “Contaminación visual”

  1. Maurael 04 jun 2010 a las 0:19

    Agreguen mas fotos de la contaminación visual y de paso poner mas info.
    ME ENCANTA ESTA PAGINA…
    MUY BUENA PARA EL COLE!!!

    BAYYYYY….

Escribir un comentario