feb 27 2008

La lluvia deja en evidencia la chapuza del asfaltado

Vecindario nº 61

La llegada de la lluvia, sin que se pueda calificar de torrencial precisamente, ha puesto en evidencia la absoluta chapuza de los remates de las obras de renovación de redes del barrio.

Pasear por la Avenida Filiberto Villalobos, en los cruces con las calles La Alberca o Candelario, se convierte en un auténtico atrevimiento, con el peligro, más que evidente, de salir empapado hasta los huesos si nos acercamos demasiado cuando pasan los vehículos. Cruzar por la zona marcada como paso de cebra resulta también arriesgado, salvo que lo hagamos en barca.

Se supone que la obra todavía está en periodo de garantía, así que más vale que los técnicos municipales se den una vuelta por este Barrio y tomen nota de todas estas deficiencias, para que se reparen cuanto antes. Lo que no resulta justificable desde ningún punto de vista es que se rematen las obras de esta manera tan chapucera.

Al igual que nadie aceptaría esto si fuera su propiedad particular, tampoco debemos aceptarlo en aquello que es de todos.

0 comentarios

Escribir un comentario