ago 07 2000

Las infraestructuras del barrio

El Barrio San Bernardo, a pesar de estar tan próximo al centro de la ciudad, ha sufrido bastantes deficiencias en cuanto a infraestructuras. Hasta la década de los 80, con la llegada de los ayuntamientos democráticos, no se resolvió el problema del agua, que no subía a los pisos altos por falta de presión. Fueron necesarias muchas protestas y manifestaciones para conseguir disponer de una elemento tan necesario.

También fue en la década de los 80 cuando los vecinos dejaron de pisar barros, pues, hasta ese momento, la mayoría de las calles estaban sin urbanizar.

De la iluminación hay que decir lo mismo: unas pobres bombillas en las esquinas combatían a duras penas la oscuridad de la zona.

En la actualidad, aunque se han resuelto muchos de los problemas existentes, continúan otros más.

La red de tuberías del Barrio se encuentra en un estado deplorable, siendo urgente y necesario el sustituirla. Los reventones en cualquiera de las calles del Barrio se han convertido en algo tan habitual que ya no suponen noticia en los medios de comunicación. Los problemas que ocasionan estos reventones (falta de agua en las casas, negocios que no pueden funcionar por este motivo) los padecen los vecinos con resignación, impotentes ante las autoridades, que no plantan cara al problema.

La iluminación de las calles del Barrio ha sido mejorada en los últimos años, aunque todavía quedan importantes puntos oscuros. La Avenida Filiberto Villalobos, eje central del Barrio, tiene una iluminación muy pobre, hasta el punto de que muchas personas evitan pasar por ella por la noche.

El tráfico en el Barrio sigue siendo conflictivo, pues tanto la Estación de Autobuses como el Campus Universitario atraen muchos vehículos. La semaforización de la Avenida F. Villalobos, que tardó mucho en llegar, ha servido para regular el tráfico en la misma, pero no es suficiente.

Aparcar en el Barrio se está haciendo cada vez más difícil, por el aumento del parque de vehículos y por la proximidad al centro de la ciudad, lo que provoca que mucha gente de otros lugares deje aquí su vehículo, donde no tiene que pagar la O.R.A.

La idea del Ayuntamiento de hacer cruzar la segunda ronda de circunvalación por el Barrio, por delante de colegios, institutos y Escuela de Idiomas, es otro ejemplo de la brutal preferencia que se da al vehículo motorizado frente a los peatones, con lo que se consigue más tráfico, más contaminación y más ruido.

0 comentarios