oct 31 2007

Pintadas que afean el barrio

El furor que demuestran algunos, o algunas, en llenar de pintadas todo espacio libre que encuentran en las paredes de los edificios sólo contribuye a afear y degradar la imagen de nuestras ciudades. A esta tendencia no resulta ajeno el barrio.

Puede resultar comprensible la rabia de algunas personas, la impotencia que sienten ante las injusticias que ocurren en nuestro planeta. Incluso puede que tengan toda la razón del mundo en el contenido de sus mensajes. Lo que no se puede justificar es que ensucien las paredes de los edificios con este tipo de mensajes. La poca o mucha razón que puedan tener en sus denuncias la pierden con estas formas tan fuera de lugar, que en nada contribuyen a mejorar el mundo en el que vivimos, ni a resolver los terribles problemas de esta sociedad en la que nos ha tocado vivir. Hay otras maneras de luchar por un mundo mejor.

0 comentarios

Escribir un comentario