jun 04 2008

Solución chapucera

En estos días se está procediendo en el Barrio San Bernardo a levantar las tapas y los sumideros de las calles, de cara al asfaltado de las calles que tendrá lugar este verano. Este asfaltado es, sin lugar a dudas, una obra necesaria, teniendo en cuenta el estado del firme de las calles, tras las obras de renovación de redes.

El hecho de que la nueva capa de asfalto va a elevar el nivel de la calle trae consigo otro problema. Los desagües de los canalones, que discurrían por debajo de las aceras y vertían las aguas sobre la vía, quedan taponados, por lo que se ha buscado una solución que se nos antoja bastante chapucera: romper el canalón en su confluencia con la acera y abrir un hueco para que salga por ahí el agua. Con lo cual, cada vez que llueva con una cierta intensidad, las aceras van a parecer auténticas piscinas y los peatones necesitarán un buen calzado para poder transitar por las mismas.

De nuevo, una solución para salir del paso, lo más barata posible y de poco futuro. Al igual que se hace en las carreteras, lo que procede es retirar en primer lugar la capa de asfalto vieja y sustituirla por una nueva, manteniendo el nivel de la calle y respetando todos los desagües existentes. Pero claro, eso vale más dinero y el Ayuntamiento no anda precisamente muy boyante. Así que, una vez más, parcheamos para salir del paso, pero no dejamos resueltos los problemas de cara al futuro. Así nos va.

0 comentarios

Escribir un comentario