mar 12 2014

Hasta aquí llegó

Una de las coníferas plantadas en el jardín de la calle Los Villares se ha secado, tal y como se aprecia en la fotografía, y ha sido ya retirada por los empleados de la empresa que se encarga del mantenimiento de los jardines de la ciudad.

Es una lástima que este ejemplar haya muerto, pues ya tenía un tamaño considerable, como la mayoría de las demás coníferas que han ido creciendo en este parque a lo largo de los años, dando sombra y frescor a los vecinos.  Es ley de vida que todos los seres vivos mueran, pero siempre da pena ver cómo desaparecen, tras tantos años haciéndonos compañía.

0 comentarios

Escribir un comentario