ene 15 2010

A perro flaco…

Las desgracias nunca vienen solas, dice la sabiduría popular, con toda la razón. Los vecinos de la calle Alarcón afectados por las obras del edificio que construye PALCO-3 en la trasera del Hospital de la Santísima Trinidad no dejan de sufrir daños de todo tipo.

En los últimos días varias viviendas han sido asaltadas por ladrones, que aprovechan la estructura del edificio en obras para colarse por los patios interiores de las casas y acceder a las mismas, en algún caso con los propietarios dentro de la vivienda. La estructura montada por PALCO-3 facilita enormemente el acceso, al haber colocado vigas que permiten subir con facilidad por los muros.

Las humedades, con las últimas lluvias, se están extendiendo por los bloques de vivienda, generando hongos en numerosas paredes y techos, con el consiguiente peligro para la salud de los vecinos. Personas mayores y enfermos están corriendo un serio riesgo de padecer complicaciones respiratorias y de otro tipo. Unas humedades que nunca se dieron antes del inicio de las obras y que se propagan de  un modo imparable por las viviendas.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Salamanca rebaja la sanción impuesta a la constructora, dejándola en a 127.311,20 euros, pudiendo quedar reducida a la mitad si el promotor restuar la legalidad vigente.

¡Pobres vecinos de la calle Alarcón, tan desamparados y tan solos en su lucha por defender un derecho a vivir en condiciones dignas y no ser atropellados por los intereses particulares, egoístas e injustos de la promotora PALCO-3!

0 comentarios

Escribir un comentario