ene 15 2007

Las esculturas sufren

Vecindario nº50

Resulta bastante triste observar el estado de abandono que presentan las esculturas del Barrio. Dejadas de la mano del Ayuntamiento (el responsable de su mantenimiento) el metal se corroe, algunas piezas se sueltan, mientras la suciedad y los excrementos de los pájaros hacen el resto.

El Ayuntamiento, ya hace años, puso en marcha un plan de mantenimiento de esculturas, destinado a garantizar su buena conservación. No sabemos si habrá servido de algo en otras esculturas, pero es evidente que no ha llegado a las que están situadas en el Barrio San Bernardo.

De seguir la situación tal cual, pronto veremos cómo se deterioran del todo y sólo serán chatarra para tirar a la basura.

Así es como se cuida nuestro patrimonio escultórico. Y eso que somos una ciudad culta.

0 comentarios