ene 15 2007

Llegan las lluvias

Vecindario nº50

Con la llegada de las primeras lluvias otoñales nos volvemos a encontrar con la misma situación de siempre. Los charcos que se forman en algunas calles son tan grandes que más parecen piscinas. En especial, la avenida Filiberto Villalobos, tanto en su confluencia con la calle Candelario como con la calle La Alberca. Para los peatones es todo un problema el pasar de un lado a otro sin meter los pies en el charco. ¿Tan difícil resulta arreglar estos puntos?

Donde resulta del todo injustificable la situación es en los jardines de la calle Los Villares. Los sumideros están completamente obstruidos, así que el agua se queda en los jardines y forma una piscina impresionante. Cuando se piden explicaciones, los jardineros dicen que son los barrenderos los encargados de limpiarlo, mientras que los barrenderos dicen justo lo contrario. Nos da lo mismo que sean unos u otros los responsables. Lo que queremos es que se limpien los sumideros, y cuanto antes mejor. Porque se pagan los impuestos para recibir unos servicios. Y es el concejal de Medio Ambiente, Juan José Hernández Araujo, el que tiene que resolver el problema.

0 comentarios