jun 14 2004

No más reventones

nº 52 de Vecindario

Es de sobra conocido que el barrio está sufriendo numerosos reventones en las tuberías de agua, debido a la vejez de las mismas, que llevan ya bastanteas décadas instaladas. El problema no es nuevo, puesto que son muchos los años que llevamos sufriendo reventones, pero la situación se ha agravado en los últimos tiempos, con la entrada en funcionamiento de la tubería mil, que ha aumentando la presión y provoca roturas cada vez más frecuentes.

 

Las medidas que se están adoptando son pan para hoy y hambre para mañana. La empresa adjudicataria del servicio, Aqualia, se limita a sustituir el trozo roto por uno nuevo, pero con eso sólo conseguimos trasladar el problema unos metros más allá. A cambio, conseguimos crear molestias y problemas a los vecinos, a los establecimientos que tienen que cerrar al no poder atender a sus clientes, las calles están llenas de parches, los aluviones de arena, barro y piedras que arrastra cada reventón llenan las calles durante días y semanas, provocando una imagen desastrosa. Además, se inundan los sótanos y locales comerciales.

El Ayuntamiento de Salamanca es conocedor del problema. Hace ya años manifestó que sería necesario ir sustituyendo la red, tal y como se ha hecho en el Barrio Oeste. Para el año 1999 se presupuestó el arreglo de las calle Alarcón y Edison, pues nos dijeron que había que seguir un orden ascendente para ir renovando la red. No se hizo nada ese año y se pasó la partida presupuestaria para el año 2000. Ese año se iniciaron las obras, que concluyeron en el 2001. En el mes de abril, el Sr. Alcalde, D. Julián Lanzarote, vino a inaugurar las nuevas calles, acompañado de algunos concejales. Declaró a los medios de comunicación que seguiría la calle Volta para el año siguiente. Ha pasado el año 2002, también el 2003 y estamos ya casi a mediados del 2004. No se ha hecho nada, ni existe partida presupuestaria par poder arreglar ninguna calle.

Somos conscientes de que no se puede resolver el problema de la noche a la mañana, pero sí es necesario y urgente tomar medidas para solucionar el problema. Algunas tendrían que ser a largo plazo, pero otras deben ser más urgentes. Sustituir la red de aguas implica elaborar un proyecto de urbanización de las calles, pues hay que cambiar no sólo las tuberías sino también otros elementos, como aceras, alumbrado, etc. Eso supone una cantidad de dinero enorme, que no se puede gastar en un solo año. Por ello es necesario un Plan Plurianual de Renovación de las Redes, donde se fijen plazos, proyectos, partidas presupuestarias, etc.

Desde la Asociación se ha convocado a todos los vecinos del Barrio a una Asamblea, que tuvo lugar el día 6 de mayo. En ella se decidió enviar con urgencia un escrito al Ayuntamiento de Salamanca, solicitando que se tomen medias que acaben definitivamente con los reventones. Al mismo tiempo, se ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas, solicitando también al Ayuntamiento que tome esas mismas medidas en breve y con urgencia.

Otra medida adoptada por la Asamblea fue la de elaborar una pancarta para colocar en balcones, ventanas, escaparates, etc.. reclamando el fin de los reventones.

Se decidió, por último, esperar un plazo prudencial, hasta finales del mes de mayo, para ver si el Ayuntamiento decidía algún tipo de medida. En caso contrarío, se convocará una concentración de vecinos para reclamar algo tan justo y necesario como un suministro de agua en condiciones.

0 comentarios